3

Amaneció, podía ver los primeros rayos de luz solar penetrar en mi habitación a través de la ventana que estaba al costado derecho de esta. Mi esposa aún dormía a pesar del escándalo que armé durante la madrugada, fui a hacer mi rutina matutina de siempre, prepararme un desayuno simple y nutritivo, planchar mi ropa, ducharme y salir en busca de nuevos misterios por resolver.

Estaba pensando detenidamente en la similitud entre los signos y las marcas de la gente del pueblo de mi sueño, además trataba de darle un sentido a su extraño ritual pero nada lograba convencerme de haber encontrado una respuesta correcta. Quizás era una antigua cultura del continente africano debido a la raza de las personas, pero no hay información alguna sobre una estatua colosal con esos atributos en ningún libro de historia que haya sido escrito por el hombre.

Mientras seguía analizando detenidamente cada detalle comenzó a vibrar mi teléfono celular, yo soy una persona muy preocupada de mi privacidad y tengo mi teléfono siempre configurado para decirme desde donde viene la llamada o cual de mis contactos es el que intenta comunicarse conmigo, pero al ver la pantalla de mi celular solo podía ver lo siguiente:

+569 2931 1823 – Número desconocido

Por lo general no contesto estas llamadas, siempre son personas del área de cobranza de alguna empresa o gente intentando hacer marketing para atraer a más público a sus negocios, estaba convencido de que era eso pero una parte de mí quería saber si quizás podía ser algo más. Deslicé mi dedo sobre la pantalla para contestar y escuché la voz grave de un hombre.

-         Alfredo, debo hablar contigo.

Ante tal afirmación, respondí lo que toda persona normal respondería.

-         ¿Quién eres? ¿Cómo conseguiste mi número?

-         Eso no es lo que importa en este momento, se acerca de cómo la prensa intento ocultar la información y sé que tu podrías ser el hombre indicado para ayudarme con esto.

-         ¿Cómo pudiste saber sobre el tema de la prensa si solamente yo y mi equipo estuvimos presentes durante esos hechos?

-         Alfredo, esto va más allá de nuestra realidad, tengo información valiosa para ti, te estaré esperando en libertad #5584, cerca del cerro concepción. Nos vemos.

Se cortó la llamada y comenzaron muchas más interrogantes en mi cerebro durante aquel lapsus de tiempo.

Si bien una parte de mi repudiaba el comportamiento de este extraño, mi otra mitad me decía que era imposible que él tuviera acceso a esa información si no fuera una persona trascendente dentro de estos asuntos.

Me terminé de vestir y salí a encontrarme con el hombre misterioso.

Estuve durante una media hora conduciendo hasta que finalmente llegué al lugar, estaba un poco desierto a las 9:00 am, como gran parte de la gente va al trabajo a esas horas y los niños a sus escuelas. Libertad #5584 era la dirección de una casa con una arquitectura bastante especial, parecía una de esas mansiones antiguas que habían sido creadas por arquitectos extranjeros durante el siglo XIX en el período de la independencia chilena. La puerta estaba bastante dañada y cuando iba a golpear me di cuenta que estaba abierta.

Abrí la puerta y me encontré con la sala principal, era colosal, estaba plagada de adornos antiguos y poseía un diseño digno de una casa de la época. Pude apreciar que estaba un hombre sentado detrás de un sillón de mimbre que se encontraba cerca de uno de los ornamentos.

-         Así que viniste, sabía que lo harías, por favor no te acerques y tampoco me hagas preguntas, solamente yo hablaré, ¿entiendes?. Si es así responde con un sí y posteriormente no hables por favor.

-         Sí.

-         Bien, como ya te mencioné anteriormente, tengo todo claro acerca de los hechos ocurridos en la isla de pascua. Tu colega hizo un gran trabajo investigando, pero al parecer no tuvo el valor suficiente de enfrentar su destino, tu eres diferente a él Alfredo, puedo ver que eres una persona que de verdad ansía saber la verdad, sin importar que riesgos deba correr para acceder a ella.

 

Si revisas a tu derecha detrás de aquella estatua de un dragón, hay un archivo, este archivo es acerca de los resultados del viaje de Whaterbee. Si bien no hay documentos específicos acerca del viaje que realizó este hombre a Valparaíso hace varios años, existen documentos modificados acerca de lo que aconteció durante aquel viaje. Como ya te diste cuenta la prensa no quiere que la plebe se entere de estos hechos, les gusta mantener a la masa controlada con su televisión basura e información errada en internet. Lo que hay dentro de ese libro es oro puro estimado.

 

Fui a tomar el libro que estaba detrás de la estatua y parecía ser un antiguo documento más que un libro, fue escrito a máquina de escribir y el papel en el que se transcribió parecía estar bastante dañado, ya no se podía apreciar con claridad algunos fragmentos, pero al parecer estaba titulado. “Más allá de los eones”.

-         No lo leas aún, te diré algo acerca de aquel libro primero. Lo que contiene es la verdad acerca de lo que aconteció ese día, mi tátara abuelo, Fender Strauss, estuvo allí y vio como el guardia se volvió loco, todos la vieron, a esa maldita momia con una mirada que te absorbía el alma y hacía fluir a flor de piel tus más grandes temores. La historia de que se extravió es falsa, esa maldita momia estaba viva y mi tátara abuelo lo sabía, este documento lo heredé después de 2 siglos desde aquél día y espero que te ayude a terminar tu investigación, no podemos seguir viviendo en las sombras por mucho tiempo Alfredo, todo dependerá de ti, ahora por favor retírate y lee el libro cuando vuelvas a tu casa.

Me di media vuelta y salí de la casa, conduje de vuelta a mi hogar y me dediqué a leer detenidamente el relato, parecía proceder de un autor desconocido, pero que había vivido durante el siglo 19 en el periodo del retorno del viaje del capitán Whaterbee, al parecer encontraron una isla que posteriormente desapareció de camino a Valparaíso, esta isla poseía piedras enormes dentro de ella y estatuas gigantescas de seres que parecían proceder de los lugares más tenebrosos de la imaginación humana. Al llegar a la cúspide pudieron encontrar una trampilla que estaba sellada y cerca de ella una momia, una momia petrificada que al parecer poseía un cilindro con un papiro en su interior, el cual poseía unos caracteres extraños tallados en su superficie.

La momia fue llevada a un museo que se tornó bastante popular debido a que los medios resaltaron bastante el misterio que había detrás de aquel objeto, se triplicaron las visitas al museo y la gente estaba maravillada por lo que podría haber detrás de aquel ser humano difunto hace miles de años.

Con el pasar del tiempo ocurrieron intentos de hurto dentro del museo, los cuales se vieron detenidos gracias al actuar de los guardias, pero una noche un hombre logro hacerse con la suya al asesinar al guardia que vigilaba la momia, al llegar al lugar, el tátara abuelo del misterioso hombre de la mansión relataba como fue todo lo acontecido desde ese momento, encontraron a dos personas, no solamente al asesino, petrificados en torno a la momia y también al guardia tirado en el suelo con un corte de cuchillo en la yugular. Al parecer los ladrones habían sufrido la misma suerte que la momia y lo extraño fue que esta parecía haberse deshecho parcialmente de su estado de petrificación.

Al mirarla notaron que se podía apreciar que esta los observaba y el familiar del misterioso hombre de la mansión en libertad se acercó a la momia. Logró ver lo que reflejaban sus ojos de miles de años de antigüedad y lo que decía me dejo sin palabras, esto es lo que decía el texto:

“Brotando y surgiendo por esa trampilla de la cripta ciclópea, había atisbado una monstruosidad tan increíblemente behemótica que no puedo poner en duda que su original mataba con solo mostrarse a la vista. Aún ahora no puedo si quiera comenzar a describirla con palabras. Solo puedo decir que era gigantesco, tentaculado, proboscidio, con ojos de calamar, semi-amorfo, plástico, parcialmente escamoso y parcialmente rugoso.”

Al parecer el hombre pudo tener un vestigio de algo que aconteció hace miles de años cuando un hombre intentó enfrentarse a un ser proveniente de otra dimensión y había fallado debido a la traición de los demás habitantes de su pueblo al quitarle el verdadero pergamino para contrarrestar el poder de aquel ser, que petrificaba a toda persona que intentara verlo y la momia que se encontraba en el museo fue aquella persona, que se vio transformada en una piedra que solo conservaba a su cerebro latente con vida, como vestigio del hombre que alguna vez vivió dentro de él.

Los símbolos del libro eran idénticos a los que vi en la isla y parecían ser una manera de identificar a aquella bestia apocalíptica.

Volví a dirigirme hacia la mansión donde vivía el hombre misterioso, ya eran las 3 de la tarde y parecía haber más gente en el lugar, al bajarme de mí automóvil me acerqué y noté que seguía la puerta levemente abierta, entré velozmente y dije:

-Creo que mis sueños eran reales. Puede que lo que haya visto fue la bestia de la que hablaba tu tátara abuelo.

Pero no hubo respuesta, aún veía la nuca del desconocido que me había hablado hace unas horas, me acerqué lentamente mientras intentaba encontrar alguna respuesta de su parte, pero no hablaba.

Cuando finalmente alcancé su sillón pude sentir como lentamente cada poro de mi cuerpo se entumecía  y mi corazón comenzaba a latir aceleradamente.

El hombre que yacía sobre aquel asiento no era más que otro ornamento, pero a diferencia de los demás ornamentos del lugar, este era de piedra.

 

Corrí lo más rápido que pude y prometí no volver a indagar en asuntos como este jamás en la vida. 

Estás leyendo en Ablik

Cerrar