Una virgen espléndida

Una virgen espléndida - morada

De un sol de amor que por sus negros ojos

Brota, pregunta, abraza y acaricia -

Versos me pide, versos de mujeres.

¡Arrullos de paloma,

Murmullos de zunzunes,

Suspiros de tojosas!

Yo podré, en noche ardiente,

Trovando amor al pie de su ventana,

En tal aura envolverla,

Con tal fuego besarla,

Que al nuevo amanecer,- nadie vería

En su cutis la flor que lo teñía.

¡Calla, mi amigo amor! que nadie sepa

Que yo llevo en los labios la flor roja

Que su mejilla cándida lucía,

Y el candor, y la flor, y el frágil vaso,

Mío es todo, puesto que ella es mía.

Y la madre amorosa,

De sagrado temor y amor movida,

Dijérale a la pálida - ¿y la rosa

 

De tu mejilla fresca dónde es ida?

Estás leyendo en Ablik

Cerrar