Vino el amor mental

Vino el amor mental: ese enfermizo

Febril, informe, falso amor primero,

¡Ansia de amar que se consagra a un rizo,

Como, si a tiempo pasa, al bravo acero!

Vino el amor social: ese alevoso

Puñal de mango de oro oculto en flores

Que donde clava, infama: ese espantoso

Amor de azar, preñado de dolores.

Vino el amor del corazón: el vago

Y perfumado amor, que al alma asoma

Como el que en bosque duerme, eterno lago,

La que el vuelo aún no alzó, blanca paloma.

Y la púdica lira, al beso ardiente

Blanda jamás, rebosa a esta delicia,

Como entraña de flor, que al alba siente

 

De la luz no tocada la caricia.

Estás leyendo en Ablik

Cerrar